Operación afeitado perfecto: los preparativos

Síguenos

preparativos_afeitado

Tanto como los que se cuidan más, como los que se cuidan menos, todos, absolutamente todos tenemos que pasar tarde o temprano por la prueba del afeitado. Nada más y nada menos que 7300 horas o lo que es lo mismo, 10 meses, es el tiempo que nos pasamos deslizando la cuchilla sobre nuestra piel durante toda nuestra vida. Cifras más que contundentes para darnos cuenta de que un buen afeitado es sinónimo de una buena piel y un mejor aspecto en el futuro.

Para ello que mejor que seguir una serie de consejos básicos que ayudarán a que tu afeitado no se convierta en una sangría diaria.

El primer paso que vamos a ver hoy es para mí el más importante y trata sobre los preparativos, o el pre-shave para los más técnicos. Una buena preparación de la barba será básica y fundamental y nos asegurará el éxito final de un afeitado perfecto.

Lo primero que tenemos que tener en cuenta es cuándo nos vamos a afeitar. Esto que parece una tontería no lo es en absoluto. El mejor momento del día para afeitarse es por la mañana ya que los músculos de la cara están menos tensionados que por la noche por lo que el afeitado se hace más fácil. También debes evitar el afeitarte en las horas centrales del día, sobre todo después de comer ya que al hacer la digestión, por los capilares pasa un mayor flujo de sangre y es más fácil cortarse.

Una vez que hayas decidido el momento del afeitado toca preparar la barba, o mejor dicho mimarla.

Si te vas a afeitar por la mañana, te recomiendo que pruebes a exfoliarte la cara la noche anterior. Con ello eliminamos las células muertas del rostro, conseguimos desenquistar pelos rebeldes y además tendremos la piel mucho más fina, lista para ser afeitada al día siguiente. Ojo, este paso no es recomendable que lo hagas a diario, sobre todo si tienes la piel sensible. Lo ideal es hacerlo de dos a tres veces por semana.

pre_shave

El siguiente paso será ablandar la barba con agua caliente durante un buen rato. Con ello conseguiremos abrir los poros y lo más importante ablandar los pelos de la barba, algo básico para que la cuchilla se deslice con facilidad. Hoy en día también existen dispositivos especialmente diseñados para este paso del afeitado como ya nos explico nuestra compañera Cristina recientemente.

Una vez que ya notemos que la barba se ha reblandecido podemos aplicarnos sobre la barba algún aceite especial para el afeitado. Sobre todo lo recomiendo para aquellos que la cuchilla les suela ir a tirones. Aquí ya os habíamos hablado de un aceite de la marca L’Occitane, pero mismamente el aceite de almendras que seguro que utiliza vuestra madre o vuestra novia, va genial.

Esto sólo ha sido un primer paso, de momento tenemos nuestra barba lista para el momento de la verdad, así que no pierdas detalle de nuestra operación afeitado perfecto.

En Mensencia | Operación afeitado perfecto

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

2 comentarios