Operación afeitado perfecto: el momento de la verdad

Sigue a

afeitado_perfecto

Tras unos buenos preparativos ya deberíamos tener nuestra piel lista y los pelos de nuestra barba bien blanditos para que la cuchilla acabe con ellos de cuajo. Es una de las partes más importantes de nuestra operación afeitado perfecto, pero aún queda el momento de la verdad, la prueba de la cuchilla.

Este punto no sólo consiste en pasar la cuchilla y ya está. También tiene su misterio, su técnica y por su puesto sus trucos, aunque cada barba es un mundo.

Una vez que hayamos seguido los preparativos, llega el momento de aplicar la espuma o el gel. Aquí tenemos un amplio abanico de posibilidades, lo fundamental es que conozcas tu tipo de piel, y en función de la sensiblidad y características de tu piel elijas lo más adecuado. Encontrarás productos para pieles sensibles, para barbas duras, hipoalergénicos, etc..

La gran pregunta es: ¿gel o espuma?. El gel de afeitar suele contener alcohol, algo que no recomiendo si tu piel es sensible ya que es más fácil que se irrite. Yo particularmente me quedo con la espuma. Y si tienes brocha mejor que mejor ya que conseguirás ablandar aún más la zona. Algo que debes tener siempre en cuenta es que debes respetar al menos un par de minutos desde que aplicas la espuma hasta que comienzas a utlizar la cuchilla. Ese dos minutos servirán para que la espuma haga su efecto y ablande la piel.

La otra gran pregunta: ¿maquinilla o eléctrica?. Todo depende de lo apurado que quieras tu afeitado. Si buscas ese aspecto de barba incipiente que tanto está de moda quizás una eléctrica sea tu solución, pero ojo, no van bien con todos los tipos de barba. Sólo la recomiendo si tienes barba de muchos días y si no buscas un apurado perfecto. De lo contrario, la mejor opción es una maquinilla.

En el mercado existen gran variedad de maquinillas, pero te aconsejo que te olvides de las de usar y tirar si quieres ver reducidas las posibilidades de hacerte cortes en la cara. Mi recomendación es usar una de 3 hojas, estilo Gillette Mach 3 o Wilkinson Extreme 3. Las de 4 hojas no me acaban de convencer, la única “utilidad” que veo a la hoja extra es que te puedas cortar más facilmente. No abuses de la misma cuchilla y cada cuatro o cinco afeitados cámbiala.

A la hora de afeitarte hazlo siempre en la dirección del pelo. Estira la piel en las zonas más complicadas, ya que cuanto más lisa sea la superficie a afeitar, más apurada quedará. No abuses del contrapelo, aunque a veces no quedará más remedio. Empieza siempre por las mejillas, luego por los laterales y finalmente cuello y barbilla. El orden es debido a que en las mejillas y los laterales, el pelo está más blando que en la barbilla y así damos un tiempo extra a que la espuma penetre mejor en la piel.

Otro aspecto fundamental que debes tener en cuenta: el afeitado debe de hacerse con calma, nada de prisas. Las pasadas deben de ser lentas y cortas, y acuérdate de limpiar la cuchilla con agua caliente después de cada pasada.

Si en el afeitado has llegado hasta este punto sin sobresaltos, es momento de llegar al momento final, el recuento de daños.

Imagen | Men’s Health
En Mensencia | Operación afeitado perfecto

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

12 comentarios